El Gobierno prevé eliminar la ayuda de 426 euros a parados en febrero

La ayuda de 426 euros mensuales para parados toca a su fin. Tras el endurecimiento de los criterios para percibirla decidido en agosto, unos 70.000 beneficiarios dejarán de serlo. A partir de febrero, la perderán todos los demás si prosperan los planes del Gobierno de no prorrogar más este subsidio. Sin querer aludir a la próxima desaparición, la vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, recordó ayer que esa renta "siempre tuvo vocación temporal" y "no puede extenderse indefinidamente".

    Poco a poco, el Ejecutivo ha ido enviando señales cada vez más claras de que ese subsidio se extinguiría. En la segunda prórroga que aprobó el pasado 20 de agosto ya la restringió por sorpresa para convertir a los parados mayores de 45 años y con cargas familiares en los únicos beneficiarios. Hasta entonces accedían a ella todos los desempleados que hubieran agotado la prestación y el subsidio y que no superaran unos ingresos mínimos. Pero es que además en el texto aprobado por el Congreso se incluyó una disposición adicional que eliminaba la capacidad otorgada al Gobierno para prorrogar sucesivamente esa subvención, en vigor desde hace poco más de un año. El objetivo no era otro que certificar su fin cuando se aproximase la siguiente prórroga, a mediados de febrero, según confirman fuentes del Ejecutivo.
    La propia secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, aseguró ayer que ese cambio en el texto que prorrogaba la ayuda "modifica la situación". Así, si el Congreso lo respalda, la ayuda que ha beneficiado a 615.771 personas en lo que va de año desaparecerá el próximo febrero.
    El ahorro derivado de ese recorte y el hecho de que el cobro de prestaciones haya tocado techo estabilizarán el gasto en desempleo el año próximo. Rojo aseguró ayer que los Presupuestos de 2011 incluirán una dotación de entre 30.000 y 31.000 millones de euros, muy similar a la de este año. Esa partida es la segunda más voluminosa del gasto del Estado.
    La evolución del coste de las prestaciones avala la tesis de que la factura no subirá el año próximo aunque la cifra de paro no remita. Tras el pico de 2.923 millones de euros mensuales que se alcanzó en enero, el gasto ha ido relajándose. El elemento clave que lo explica, y que hace presagiar descensos más pronunciados, es la evolución de las prestaciones contributivas, las más cuantiosas, pues dependen de las cotizaciones de empresarios y trabajadores. El pasado julio, último mes del que existen datos, cayeron un significativo 11,2% respecto al mismo mes del año anterior. Por el contrario, el desembolso en subsidio no contributivo prácticamente se ha duplicado en julio, pero sustituir el pago de uno por otro favorece a las arcas públicas. El número total de beneficiarios roza ahora los tres millones, aunque entre enero y junio de este año la cifra fue superior.
    Más allá de este efecto y de la supresión de los 426 euros, el Gobierno no se plantea recortar las prestaciones de paro el año próximo. "Procederemos a un análisis en el momento en que empecemos a salir de la crisis. Pero ahora no lo tenemos previsto", zanjó Maravillas Rojo
    --------extraido de ELPAIS.COM---------------------------------------------------------------------------.

    Comentarios

    Entradas populares de este blog

    La Grossa de Sant Jordi: fecha y hora del sorteo

    Puigdemont anuncia que fijará la fecha del referéndum "antes de las vacaciones" de verano