OTRA GUERRA MAS

En la segunda noche de ofensiva aérea, las fuerzas de la coalición han reanudado los bombardeos sobre objetivos en Libia con un "intenso fuego de aviación" sobre el centro de la capital, Trípoli. Estos ataques han sido contestados por la defensa antiaérea de las fuerzas de Muamar el Gadafi, que empezó también a disparar en la capital libia, según informó la cadena de televisión Al Jazeera.
Por parte de los aliados, tres aviones B-2 estadounidenses lanzaron en la tarde de este domingo 40 bombas contra la base aérea de Ghardabiya (Libia) como parte de la operación militar aliada, informó la cadena de televisión CBS en su página web. El ataque ha sido confirmado posteriormente por el director del Personal Conjunto en el Pentágono, William Gortney.
En un primer momento, los disparos partieron del palacio de Gadafi, Bab El Aziziya, y desde algún lugar del centro de la ciudad. Al Jazeera difundió también imágenes que mostraban proyectiles trazadores que atravesaban el cielo de Trípoli pero no precisó si habían alcanzado su objetivo.
Por otro lado, la cadena Al Arabiya ha informado sobre una columna de humo que sale desde el complejo conocido como Bab al Aziziyah, a las afueras de Trípoli, donde se encuentra el palacio en el que viven el líder libio.

Segundo alto el fuego

Se trata del segundo alto el fuego desde la aprobación de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU Posteriormente a los bombardeos, un portavoz del Ejército libio dio una orden a todas las unidades para querespeten un alto el fuego inmediato" a partir de las 21.00 horas (20.00 hora peninsular española).
Esta medida ha sido adoptada, explicó, teniendo en cuenta "las muertes de civiles" y "la destrucción de edificios civiles y militares", según recoge BBC.
Se trata del segundo alto el fuego declarado por el régimen de Gadafi desde la aprobación de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU que autoriza la imposición de una zona de exclusión aérea sobre territorio libio para evitar que las fuerzas de Gadafi utilicen la fuerza contra la propia población libia. El primer alto el fuego se rompió horas después con la decisión de Gadafi de atacar la ciudad libia de Bengasi.
El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, espera que el Ejército libio cumpla con este segundo anuncio de alto el fuego: "Pido a las autoridades libias que mantengan su palabra. Han estado atacando a la población civil de forma continuada. (El alto el fuego) debe ser verificado y comprobado", ha afirmado Ban desde El Cairo en declaraciones recogidas por la cadena BBC.
Poco después de haber anunciado el alto el fuego, las fuerzas aliadas han retomado sus ataques sobre la capital libia hace algunos minutos y la defensa antiaérea de las tropas Gadafi ha respondido con disparos, según Al Jazeera. La cadena de televisión ha difundido en directo imágenes de los ataques.
La Casa Blanca consideró "una farsa" el último anuncio de alto el fuego por parte del régimen libio de Gadafi y aseguró que mantendrá la ofensiva para establecer una zona de exclusión aérea y proteger a ese pueblo.

La OTAN trata de pactar planes

Los países de la OTAN trataron de finalizar este domingo por la noche la planificación de una posible intervención militar en Libia, aunque no se trata de una "decisión sobre la activación de los planes", explicó una fuente aliada.
Los embajadores de los 28 socios de la Alianza, en cuyo seno se mantienen posturas discordantes sobre una eventual acción armada contra el régimen de Gadafi, se reunieron en Bruselas con los planes elaborados por las autoridades militares sobre la mesa.
La participación formal de la OTAN en Libia debe hacerse con el visto bueno de Alemania y Turquía, dos países que se oponen
Mientras, el gobierno británico confió este domingo en que la Alianza Atlántica releve a Estados Unidos en la dirección y control de las operaciones militares internacionales para aplicar la zona de exclusión aérea sobre Libia.
"Espero que ocurra en cuestión de días. Todo depende de que logremos un acuerdo de todas las naciones de la OTAN", dijo el titular británico de Defensa, Liam Fox, en una entrevista a la BBC.
Sin embargo, la participación formal de la OTAN en la operación bautizada como 'Odisea del Amanecer' puede verse dificultada por la postura de Turquía y Alemania, dos miembros que se han opuesto hasta ahora al uso de la fuerza en Libia y que han dejado claro que sus fuerzas no intervendrán.
Para que la OTAN participe en la acción internacional contra Gadafi, esos dos gobiernos tendrían que dar luz verde, pues la Alianza toma sus decisiones por unanimidad. La postura turca y alemana contrasta con la de Francia, Reino Unido y Estados Unidos, los grandes impulsores y ejecutores de la zona de exclusión aérea sobre Libia.

Gadafi no es el objetivo

La operación aliada 'Odisea al Amanecer' no tiene como objetivo al líder libio Muamar el Gadafi, dijo el director del Personal Conjunto en el Pentágono, William Gortney, quien aseguró que las fuerzas del líder libio están cada vez más aisladas y confusas.

"No estamos persiguiendo a Gadafi", afirmó Gortney quien aseguró que el total de misiles de crucero Tomahawk lanzados este sábado por EE UU y Gran Bretaña alcanzó los 124.
El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, no ha descartado la partición de Libia como fórmula para lograr una "estabilidad duradera" y poner fin al conflicto. Sin embargo, el máximo responsable del Departamento de Defensa ha reconocido que el futuro de Libia es "incierto" y que son los propios libios los que deben resolver el contencioso político.

Definición de la fase 2

El jefe del Estado Mayor Conjunto de EE UU, el almirante Mike Mullen, reconoció este domingo que la operación aliada contra Libia 'Odisea del Amanecer' puede concluir sin que el líder libio Muamar el Gadafi abandone el poder. "Ese es ciertamente, potencialmente, un posible resultado", dijo Mullen en declaraciones a la cadena de televisión NBC.
"Con el tiempo, claramente, el coronel Gadafi tendrá que tomar algunas decisiones. Tendrá que hacer algunas elecciones sobre su propio futuro", añadió Mullen sin dar más detalles.
Mullen reconoce que la operación aliada puede concluir sin que Gadafi abandone el poder Pese al incierto futuro de Gadafi el responsable militar estadounidense dejó claro que la fase inicial de la operación aliada contra el país norteafricano ha mermado ya las posiciones del régimen libio.
Mullen destacó, en ese sentido, en distintas entrevistas televisivas, el éxito de las fuerzas aliadas a la hora de establecer la zona de exclusión aérea que impone la resolución 1973 aprobada el jueves por el Consejo de Seguridad de la ONU.
Añadió, además, que las tropas leales a Gadafi "ya no están marchando sobre Bengasi", después de que las fuerzas aliadas estableciesen patrullas de combate aéreo sobre el bastión de los rebeldes.
El jefe del Estado Mayor Conjunto estadounidense subrayó que el objetivo ahora será ampliar esas patrullas de combate hacia Trípoli e impedir así que las fuerzas de Gadafi sigan atacando a civiles inocentes. "Ahora trataremos de cortar sus líneas logísticas", explicó el almirante, quien dijo que Gadafi tiene sus fuerzas bien desplegadas desde Trípoli hasta Bengasi.
Explicó que al haber destruido la mayor parte de las defensas antiaéreas de Gadafi y sus aeródromos, los aliados tienen ahora margen de maniobra para atacar otros frentes como el sistema de comunicaciones del régimen de Gadafi. Recordó, en línea con lo señalado por el Pentágono, que la del sábado fue la primera fase de una operación "multifase" en una campaña "muy compleja".
Aseguró, en declaraciones a la cadena de televisión CNN que lo que permitiría que EE UU y sus aliados detengan sus ataques sería que Gadafi retire sus tropas, que deje de atacar a su población y que no interfiera "en modo alguno" con la entrega de ayuda humanitaria necesaria en estos momentos.

Segundo día de operación

Aviones de combate franceses fueron los primeros en atacar Libia el sábado y se concentraron en destruir tanques y vehículos blindados en Bengasi, al este del país.
Poco después, buques y submarinos británicos y estadounidenses lanzaron más de 110 misiles de crucero Tomahawk contra los sistemas de defensa antiaérea libios y alcanzaron más de 20 objetivos.
El líder libio, Muamar el Gadafi, equiparó la operación con un acto terrorista y presagió que la derrota de Occidente es inevitable: "No dejaremos nuestra tierra y la liberaremos", declaró en un discurso en la televisión estatal, para añadir: "Permaneceremos vivos y vosotros moriréis".
Estados Unidos aseguró este domingo que la zona de exclusión aérea que impone la resolución 1973, aprobada el jueves por el Consejo de Seguridad de la ONU, está ya en vigor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Grossa de Sant Jordi: fecha y hora del sorteo

Puigdemont anuncia que fijará la fecha del referéndum "antes de las vacaciones" de verano