Un diputado del PP propone elevar la velocidad máxima hasta 160 Km/h

Pocas horas después de que se haya implantado la medida por la que se reduce la velocidad en autovías y autopistas diez kilómetros por hora —de 120 a 110 Km/h— el tráfico sigue como siempre: los atascos son los habituales un lunes por la mañana y superar los 100 Km/h es un deseo, nunca una realidad.
La entrada en vigor de la reducción de velocidad "no ha tenido ninguna repercusión, salvo en Barcelona, donde hoy es fiesta", señalan desde la DGT. Los accesos a Madrid, Valencia, Sevilla y Granada, "han estado igual que siempre y no han registrado nada fuera de lo normal. Ni más ni menos", agregan.
El cambio de todas las señales de tráfico se ha cumplido en su totalidad, se ha felicitado el ministerio de Fomento.  La operación ha costado 250.000 euros, se han necesitado 1.500 operarios y de unos 500 vehículos para recorrer 8.800 kilómetros de carreteras y 2.500 kilómetros de autopista con el objetivo de modificar 6.150  señales.
La operación de cambio de señales ha costado 250.000 euros, 
Todo para ahorrar unos 18 millones de barriles de petróleo, ha concretado el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián. "Estamos hablando de muchos barriles de petróleo los que nos ahorramos; la gente tiene que entender que España no puede pagar esta factura energética", ha señalado en una entrevista en Tele5, donde ha negado que la medida tenga un afán recaudatorio: "Se toma porque la factura energética se ha disparado como consecuencia de la crisis de Libia", ha matizado.
El tráfico no varía, pero sí lo hacen las declaraciones políticas relacionadas con la reducción de la velocidad. Más que la bajada, desde el PP han pisado el acelerador. Mucho. El diputado conservador Gustavo de Arístegui, "extraordinariamente crítico" con el decreto del Gobierno, ha abogado por aplicar "un límite de velocidad adecuado a los coches y carreteras del siglo XXI, 140 o 150 e incluso 160 km/h en ciertos tramos, pero que se cumpla a rajatabla".

A Murcia le cuesta arrancar

La aprobación de la medida, en vigor desde las siete de la mañana de este lunes, se ha topado con problemas en Murcia, que ha esperado a hoy para cambiar en las autovías de la red autonómica la señalización de los nuevos límites de velocidad. Cuatro equipos de la dirección general de Carreteras, con cinco personas cada uno, trabajan desde esta mañana en las cuatro autovías de titularidad regional para pegar 300 adhesivos limitando a 110 kilómetros por hora la velocidad máxima.
La organización DVuelta y la plataforma ciudadana Movimiento 140 han presentado ante el Tribunal Supremo un recurso contencioso administrativo contra el Decreto que establece el límite de velocidad al entender que es una ley totalmente antijurídica, por cuanto no guarda relación con el bien jurídico a proteger, que es la seguridad vial, la evitación de los accidentes, y las consecuencias de éstos.


fuentes publico.es

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Grossa de Sant Jordi: fecha y hora del sorteo

Puigdemont anuncia que fijará la fecha del referéndum "antes de las vacaciones" de verano