El 15-M recuerda que sigue vivo en su segundo aniversario

Han pasado dos años desde que el mayor movimiento social surgido en España iniciara su camino. En estos 24 meses, el 15-M ha pasado por varios altibajos, debido a las innumerables movilizaciones que han llevado a cabo y las críticas recibidas desde varios sectores. Un desgaste que llevó a muchos a afirmar que los ‘indignados’ se habían desmovilizado. Que el despertar social generado en la Puerta del Sol de Madrid se había apagado; que el “Sí, se puede” se había diluido.
Pero no fue así, tal y como se ha visto este domingo, 12 de mayo, en el que han advertido que ahora pasan a la "rebelión", sumando esta actitud a la habitual de denuncia. Y todo ello, a pesar de que fueron menos los que asistieron a este paso adelante del movimiento respecto al pasado año, y en el que no se registró ni un incidente.
Los argumentos de los 'indignados' no han cambiado: volvieron a exigir el fin del capitalismo y la ruptura con EuropaFueron miles los queparalizaron el centro de Madrid este domingo durante la manifestación —convocada bajo el lema 'De la indignación a la rebelión'— hasta que en torno a las 18:45 horas, con casi una hora de adelanto, se reunieron en Sol, donde se celebró el fin de fiesta. Pero la jornada comenzó por la mañana, cuando una de las tres columnas que aglutinaron a los manifestantes, la Sur, partió desde Leganés. Las otras dos, Noreste y Oeste, se empezaron a mover por la tarde, cuando se reunieron en Cibeles tras pasar por Atocha o los alrededores del Congreso, que volvió a estar completamente vallado por la Policía —que estuvo observando, a la vez que aislada de los actos—. Cabe destacar que ni los organizadores ni autoridades han ofrecido datos de asistencia a las protestas.
Todo dentro de un ambiente festivo, a pesar de que menos gente haya salido a la calle. Pero ésto no se ha notado en los momentos cumbre del día, como la concentración en Sol o el ‘grito mudo’. Es algo que es una característica inherente a este movimiento: aunque sean pocos, casi siempre logran hacerse oír.
Aunque las razones para protestar pueden haber aumentado tras las medidas de estos últimos doce meses impulsadas por el Gobierno de Mariano Rajoy, además de por los escándalos de corrupción, los argumentos no han cambiado: fin del capitalismo, cambio de la ley electoral, ‘devolver’ la democracia a los barrios, devolver el dinero ‘robado’ a los servicios sociales y ruptura con Europa. Pero este domingo también dieron un paso adelante en sus reivindicaciones, al anunciar que ahora llegaba el momento para la "rebelión". Así se recogió en las distintas pancartas que portaban los asistentes, aunque hubo espacio para otras, tales como ‘Tu sobre, mi recorte’, ‘No a los recortes’ o ‘Escrache al sistema’.

Cada uno con su grupo

Este último fue otro de los lemas centrales de la protesta, inspirado en las concentracionesfrente a domicilios de políticos como medida de presión, y muy marcado por las actuaciones de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) contra los desahucios. Estos activistas, junto a ‘Stop desahucios’ —con sus miembros vestidos de rojo—, fueron de los que más gente movilizaron.
Las asambleas destacaron las concentraciones llevadas a cabo para paralizar desahucios como uno de los mayores logros en estos dos añosPorque otro de los aspectos más destacables de este segundo aniversario del 15-M es la mayor proliferación de los ‘grupos’, tales como las ‘mareas’ —verde de educación o blanca de sanidad—, los ‘yayoflautas’, que fueron los más enérgicos y los primeros en cada columna, o agrupaciones como Democracia Real Ya o Juventud sin Futuro.
Con un ‘grito mudo’ a las 20.00 horas en punto, y la posterior explosión de rabia en forma de cánticos, se ponía fin a la manifestación, dando paso a las asambleas que celebraron los barrios y grupos de trabajo congregados. Dispuestos por las plazas que rodean el Km. 0 madrileño, recordaron los logros de estos dos años de movilizaciones, y discutieron sobre cuáles debían ser los objetivos del futuro del movimiento. Entre las actuaciones que más se destacaron en las reuniones están las concentraciones anti-desahucios, de las que se habló con orgullo.
También hubo momento para la emoción, gracias a la presencia de Olga Lucas, la viuda deJosé Luis Sampedro, que murió recientemente y que para muchos de los que se manifestaron este domingo era todo un referente de lucha social.
Lucas fue la encargada de leer los resultados de la consulta por la Sanidad Pública realizada en Madrid, en la que los ciudadanos pudieron opinar sobre la privatización de seis hospitales en la Comunidad madrileña. Los resultados de una iniciativa en la que han votado casi un millón de personas fueron contundentes: un 94% dijo “NO” a los planes del Gobierno de Ignacio González de llevar a cabo esta “externalización” de centros públicos.
Un “NO” más que se sumó a otros muchos, incontables en este día. Pero también hubo espacio para un “Sí”, que regresó como se esperaba. El “Sí, se puede”.

En otras ciudades

Barcelona. La Policía ha cifrado en 5.000 el número de asistentes, y la marcha ha desembocado en la ocupación de un edificio deshabitado de cuatro plantas ubicado en el casco viejo de la ciudad. Desde la azotea desplegaron una pancarta con el lema "Edificio ocupado", y ofrecieron la vivienda a una familia con niños que había sido desahuciada de su hogar y que logró entrar en el edificio pasadas las 20.30 horas después de que se pudiera reabrir, a golpe de martillo, el acceso que había sido tapiado.
Valencia. Multitudinaria marcha por las calles valencianas para recordar que los ciudadanos siguen "más indignados que nunca" y que el movimiento 15M "sigue vivo".
Castilla y León. Valladolid, Salamanca, León, Ávila y Segovia acogieron las protestas, en las que se festejó el segundo aniversario de este movimiento desde el convencimiento de la utilidad de este arma de conciencia social contra problemas como el desahucio y la corrupción en los ámbitos político y económico, según sus organizadores.

Gijón. Miles de personas protestaron contra el actual sistema político y se pararon frente a la sede del PP en la ciudad, cuyo portal empapelaron con sobres, en los que se podían leer los nombres de algunos de los altos cargos del partido.
Zaragoza. Unas 1.500 personas, según la Policía, se reunieron para apelar a la implicación de los ciudadanos en el movimiento de forma "real y activa", para cambiar el sistema.
Bilbao. Cerca de un millar de 'indignados' recorrieron el centro de Bilbao, en una marcha encabezada por una pancarta con el lema "Sus beneficios, nuestra miseria. Borroka orokorra" (lucha general)".
Palma de Mallorca. Unas 300 personas clamaron contra la situación política y social, una pacífica protesta que ha sido seguida por los turistas que paseaban por el centro de la ciudad.
GaliciaMedio centenar de manifestantes se reunieron en Ourense y Pontevedra para respaldar la convocatoria.
Santander. La Plaza Porticada de la ciudad cántabra volvió a acoger a colectivos sociales que celebraron asambleas abiertas y evocaron el espíritu de un movimiento que ahora "tiene que estar en la calle más que nunca", según sus portavoces.


20 minutos.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Grossa de Sant Jordi: fecha y hora del sorteo

Puigdemont anuncia que fijará la fecha del referéndum "antes de las vacaciones" de verano