Duran deja su cargo en CiU en un momento clave del proceso soberanista

El líder de Unió Democràtica de Catalunya, Josep Antoni Duran Lleidaha confirmado este lunes que se dispone a abandonar la secretaría general de Convergència i Unió. Lo ha hecho durante la reunión de la comisión permanente de su partido, UDC, y posteriormente ante la comisión ejecutiva de la federación. Duran había abierto un periodo de reflexión a raíz de sus últimos desencuentros con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, a raíz de la consulta soberanista, para la que CDC defiende un voto nítidamente independentista y Unió sigue sin definirse.

Duran también ha lamentado los últimos meses la falta de voluntad de diálogo por parte del Gobierno central. El democristiano se mantendrá al frente del grupo parlamenario de CiU en el Congreso y como presidente del comité de Gobierno de Unió. Hoy también se ha formalizado que el consejero de Interior, Ramon Espadaler, sustituirá a Duran en la secretaría general de CiU.La evolución del proceso soberanista catalán y las tensiones en Convergència i Unió han llevado a Josep Antoni Duran Lleida a tirar la toalla. El portavoz del grupo parlamentario catalán en el Congreso y líder de Unió, dimitirá esta mañana como número dosde la federación nacionalista.
La renuncia de Duran Lleida culmina una serie de desencuentros que arrancan desde que Mas lanzara su órdago soberanista y pactara con Esquerra Republicana, Iniciativa y la CUP la fecha y la pregunta del referéndum secesionista.
Desde entonces no han parado de aflorar las discrepancias en el seno de la federación nacionalista. Mientras Convergència, el partido liderado por Mas, se ha pronunciado de manera clara por el doble  a la consulta, su socio de federación, Unió, no se ha posicionado aún sobre la doble pregunta: “¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado? En caso afirmativo, ¿quiere que este Estado sea independiente?”.
El relevo en la secretaría de CiU será el consejero de Interior
Unió anunció hace unos días que mantendría esa indefinición con respecto a la pregunta hasta que no se convoque oficialmente la consulta ciudadana, un hecho que ha de producirse antes del próximo 9 de noviembre, de acuerdo con la ley que tramita el Parlamento catalán.
La renuncia de Duran se produce, además, en el momento decisivo para el desenlace del proceso soberanista y la existencia de una mínima posibilidad de evitar el choque de trenes si prospera el diálogo que han anunciado que mantendrán el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat.
Habitual muñidor de acuerdos en las Cortes y de socio parlamentario, tanto del PP como del PSOE, Duran Lleida ha mostrado en las últimas semanas su desazón por el inmovilismo mostrado por Rajoy ante la situación política de Cataluña. El líder de CiU ya advirtió hace meses al jefe del Ejecutivo español del riesgo político que se corría de que se produjera una declaración unilateral de independencia de Cataluña si él no movía ficha para buscar una solución. Su llamada al diálogo no ha sido atendida hasta ahora. El pasado enero, Duran ya dimitió como presidente de la comisión bilateral Generalitat-Estado ante el inmovilismo del Gobierno y después de que transcurrieran dos años sin que se reuniera ese órgano.
Unió, al contrario que CDC, no se ha posicionado sobre la independencia
A eso hay que sumar, los desencuentros entre Unió y Convergència. El sector mayoritario de CDC, defensor del soberanismo, ha arremetido en numerosas ocasiones contra los reparos que Duran ha mostrado hacia el proceso. Con todo, las mayores reticencias que este ha verbalizado han sido a cuenta del papel que está jugando Esquerra Republicana como compañero de viaje del proceso y socio parlamentario en Cataluña.
Los desencuentros entre Duran y Convergència también afectan al escenario que se abriría en el caso previsible de que el Tribunal Constitucional estime el recurso del Gobierno y suspenda la consulta soberanista. En esa tesitura Duran se ha expresado en contra de que se produzcan unas elecciones catalanas en clave plebiscitaria, algo que no se descarta en CDC.
En este contexto, la renuncia de Duran al frente de la coalición supone un alivio para la federación nacionalista. En el interior de Unió Democràtica, además, cohabitan un alma independentista con otra nacionalista y partidaria, como Duran Lleida, de explorar la llamada tercera vía para facilitar el acuerdo entre los Gobiernos del Partido Popular y de la Generalitat.
Hace un mes ya trascendió la intención de Duran de renunciar a la secretaría general de CiU, pero finalmente dio un paso atrás. Aseguró que se mantendrá como portavoz en el Congreso y que solo dejará la secretaría general de la federación nacionalista si lo acordaba con Mas. Ambos líderes pactaron entonces que el democristiano seguiría en el cargo como mínimo hasta la consulta de autodeterminación.
Duran aseguró entonces que nadie le debe “enterrar políticamente” y precisó que el motivo que le lleva a reflexionar sobre su marcha no es la consulta de autodeterminación, que volvió a apoyar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Grossa de Sant Jordi: fecha y hora del sorteo

Puigdemont anuncia que fijará la fecha del referéndum "antes de las vacaciones" de verano